Desde que este apasionado del arte del vino comenzó a disfrutar del fruto de la vida, motivado por su otra gran pasión; la cocina, evidenció su sensibilidad degustativa y se dedicó a aprender del tema, dando hoy, cuenta de su enorme conocimiento que lo ha convertido en un experto empírico de la enología.

Su enorme curiosidad por descubrir nuevas culturas, lo ha llevado viajar por muchos países entendiendo bien sus historias y las características de las personas de cada lugar. Cada destino visitado es una oportunidad de visitar vinerías, enotecas, tiendas de vinos, entre otras formas de comercio y múltiples eventos a los que concurre, sobre el consumo de vinos del mundo, de donde ha sacado gran parte de su conocimiento.

Ningún hecho es casualidad y como en los vinos que detrás de cada etiqueta hay una historia y están los hombres que lo produjeron. Detrás de la Marca La Mesa de Don Alfonso se unen la tradición emprendedora y el conocimiento acumulado de éste amante del fruto de la vid, que se hace notar en el sello que le imprime a todo lo que emprende. Confluyen la calidad y el carácter en una joven Empresa que mira el futuro, diferenciadora y competitiva para un mercado global y así como una cepa es la expresión emblemática de un territorio, éste nuevo negocio de Don Alfonso, encierra sus cualidades personales; enérgico, visionario, exigente, obsesivo por la calidad, por los detalles, comprometido y decidido, cuando se trata de sacar sus sueños adelante.